Pescado y tercera edad:

Los consumidores de pescado conservarían más materia gris en la tercera edad:

tercera-edad-aumento-progresivo-550x314

Comer pescado horneado o a la parrilla una vez por semana por lo menos preservaría las áreas del cerebro que más golpea el envejecimiento, según revela un estudio.

Imágenes cerebrales mostraron que los mayores de 65 que consumían pescado con regularidad tenían un 14 por ciento más de materia gris en las regiones asociadas con la memoria y un 4 por ciento más en las áreas de la cognición que en los adultos sin ese hábito alimentario.
Eso fue independiente del nivel de ácidos grasos omega 3 en la sangre de los participantes, lo que sugiere que el gusto por el pescado sería un signo de un estilo de vida saludable beneficioso para el cerebro.
«La presencia de pescado horneado o a la parrilla en la dieta reveló más diferencias del estilo de vida que lo que podría haberse conocido con la determinación de una sustancia biológica», dijo el autor principal, doctor James Becker, de University of Pittsburgh, Pensilvania.
«Aún tras controlar otros factores que podrían haber influido en las diferencias en la salud cerebral, el consumo de pescado horneado o a la parrilla se mantuvo con un factor significativo de un cerebro saludable», agregó.
El equipo de Becker publica en American Journal of Preventive Medicine que cualquier conducta modificable que ayude a preservar la función cerebral en los mayores hay que explorarla «como un medio para reducir el riesgo de demencia».

bacalao-negro-en-papillote

Los autores analizaron datos de un estudio de seguimiento a 10 años (1989-1999) a una cohorte de más de 65 años de Estados Unidos.
Se concentraron en 260 personas que habían ingresado sin trastornos cognitivos o demencia y a los que se les realizaron análisis de sangre durante el estudio e imágenes del cerebro por resonancia magnética al final, cuando tenían unos 78 años en promedio.

A los 163 participantes que comían pescado horneado o a la parrilla una vez por semana o más se los consideró consumidores habituales. Los 97 restantes no consumían tanto pescado.
El equipo observó que los consumidores habituales tenían un 4,3 por ciento más materia gris en el lóbulo frontal derecho, un área asociada con la habilidad cognitiva y un 14 por ciento más en el hipocampo, que es crítico para la memoria.
«Durante 100 años se dijo que el pescado es el alimento del cerebro y ahora tenemos más evidencia de sus beneficios para la salud», dijo el doctor William Harris, profesor de la Escuela Sanford de Medicina de University of South Dakota, Sioux Falls.

images

«El giro que le da este estudio aparece cuando los investigadores mencionan que el aumento del volumen de la materia gris no parecía estar asociada con los niveles de omega 3 en sangre, sino con el consumo de pescado. Finalmente, todo apunta a la misma dirección: hay que comer pescado», agregó.
Los autores señalan que los consumidores de pescado tendían a tener mayor educación formal que los que no comían pescado y recuerdan que estudios previos habían sugerido que el hábito de consumo de pescado describe un estilo de vida más saludable y próspero, lo que también influiría en la salud del cerebro. La evidencia demuestra también que el pescado y los ácidos grasos omega 3 son, «per sé», beneficiosos.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.