Cerco

Consiste en la utilización de una red en forma de gran cilindro que el barco despliega, describiendo un círculo que envuelve al cardumen de pescado (banco de peces)  sin que se enmalle en ella, formando recintos en los cuales los peces no pueden encontrar la salida.

Básicamente hay de dos tipos:

  1. Cerco con jarreta:

Se cierra por la parte inferior para que el pescado quede atrapado y se forma el copo.

En la parte superior de la red se dispone de un número adecuado de flotadores que la mantienen en posición vertical, cuando se utiliza.

En la parte inferior lleva una serie de plomos que ayudan al mantenimiento vertical, contando además con un conjunto de anillos por los que pasa un cabo resistente llamado «jareta«, que se encarga de cerrar la red y por esto se le conoce con el nombre de «red de cerco de jareta».

Cuando la embarcación llega a un lugar en donde se localizó al cardumen, se inicia el calado de la red, tirando al agua uno de sus extremos cuyos cabos quedan a bordo del bote auxiliar, que describe un círculo rodeando a la mayoría de los organismos.

Una vez terminada esta operación, los pescadores tiran de cada uno de los extremos de la jareta, consiguiéndose de este modo cerrar la parte inferior de la red y así formar un copo en donde queda atrapado el cardumen; después, se va cobrando el arte por uno o varios extremos, ayudándose por medio de ganchos, hasta que los animales capturados quedan en un espacio mínimo. Se sitúa entonces el cardumen en el costado del barco y ya sólo queda izarlo a bordo.

Como estos peces tienen la costumbre de saltar fuera del agua para escapar por encima de la relinga de corcho, se utiliza una red complementaria, la «saltada«, que consiste en un trasmallo que se cala horizontalmente suspendido por cañas, rodeando por completo a la red de cerco. De este modo, si los animales con su salto consiguen salvar la primera red, caen sobre la saltada y se enmallan en ella.

La red de cerco se usa cara especies pelágicas como arenque, sardina, sardineta, anchoa, caballa y atún.

  2.   Cerco sin jarreta o  lamparas (no se cierran por debajo):

solamente cercan al banco de peces, que posteriormente es recogido por diferentes procedimientos, como el empleo de copos adicionales (a lo que se llama «enmallado») o por medio de una red de cuchara.

De técnicas de cerco sin jarreta hay multitud de variedades entre las que destacamos:

Las llampugueras, que capturan las llampugas, peces que se concentran abajo y alrededor de objetos flotantes, y que abundan en las islas Baleares. Es una red larga de unos 200 metros de longitud, cuya altura crece a partir de los  extremos hacia el centro, al mismo tiempo que la malla se hace más cerrada.

La pantasana es una variedad de red de cerco sin jareta que es utilizada para capturar lisas, las cuales son localizadas primero y después se procede a su cerco; esta red llega hasta el fondo, aunque no arrastra por él, e impide que las lisas escapen por debajo de la relinga de plomos. Una vez cercados los peces, los pescadores agitan violentamente el agua con los remos o lanzan piedras, para que las lisas, asustadas, tiendan a escapar y se enmallen.

http://www.fao.org/docrep/008/y3427s/y3427s04.htm#TopOfPage
http://www.fish.gov.au/fishing_methods/Pages/nets.aspx
http://www.maestropescador.com/Arte_pesca/Arte_pesca.html